Ir al contenido principal

En construcción

Esta primera residencia, de obra nueva, corría el riesgo de ser el clásico apartamento moderno y frío. Minimalista y de acabados depurados, tenía un destino diferente: calidez y originalidad, los términos que mejor definen el proyecto.

Desde el principio, los propietarios dejaron patente su inclinación hacia el estilo boho chic, un estilo que partiendo del bohemio, añade colores y texturas, buscando romper con las normas establecidas.

Los materiales eco-friendly, como la madera reciclada, el ratán o las telas de fibras naturales, prevalecen en este estilo. La paleta cromática, a base de beiges suaves, refuerza el look apacible en el dormitorio, en contraposición de la sala de estar, donde se apuesta por colores vibrantes, como el mostaza, granate, rosa palo o verde botella, que complementan a los beiges.

Cortinas de lino y estores blancos, con jaspeado de color beige, combinan a la perfección con ellos. Lámparas de juntos marinos y latón, en varios colores. Sillas de ratán y terciopelo verde botella.

El apartamento, a cinco minutos de la playa, tiene una de las paredes de color arena, para hacer un guiño a esta localización privilegiada.

Y para dotar al proyecto de personalidad y cierto exotismo, se incorporan recuerdos de viajes realizados por los clientes.